Movimiento y sonido en muestra de Jezik

EL UNIVERSAL / CIUDAD DE MÉXICO


Posible advertencia, que forma parte de Declaraciones trasplantadas, hace referencia a la violencia al usar una grúa y textos sobre la guerra

 

Textos de Carl von Clausewitz, Vo Nguyen Giap, Juan Domingo Perón y del escritor francés Maurice Blanchot, todos ellos con referencia a la guerra, son interpretados y “destruidos” en la segunda etapa de la muestra Posible advertencia, del artista argentino Enrique Jezik en el Ex Teresa Arte Actual.

La obra está compuesta por una grúa torre, un andamio con bocinas suspendido que se desplaza por la nave principal del recinto como herramienta de ocupación sonora, y la reconstrucción de textos escritos años atrás, todos en contextos bélicos, que adquieren otro significado al ser reinterpretados.

“Reuní una serie de declaraciones históricas. Los vocalistas hacen improvisación normalmente, así que les pedí que a partir de los textos hicieran una interpretación destruyéndolos totalmente”, dijo Jezik en entrevista.

Rodrigo Ambriz, Julian Bonequi y Bárbara Lázara, vocalistas de ruido, crearon atmósferas y situaciones durante la primera activación en diciembre pasado, la cual se mantuvo estática a diferencia de esta última.

Las pistas superpuestas dan una mezcla que, en palabras del artista, constituyen un código “amenazante” y oculto a la inmediata percepción, y que remiten a los escenarios históricos donde fueron pronunciadas originalmente. A esta segunda activación, a la que Jezik agregó la grúa, sumó un salón de lectura de los textos descompuestos en sílabas y la participación de Rogelio Sosa como vocalista del documento de Blanchot, de 1936, sobre la idea de terrorismo en aquella época.

Ruido y movimiento son los elementos clave. La grúa ocupa altura y longitud; todo el espacio está invadido de sonido. “La grúa tiene dos lecturas: una, cumplir su función habitual, y dos, es importante para la reconstrucción de ciudades después de situaciones violentas”, expresó.

Posible advertencia forma parte de Declaraciones trasplantadas, exposición que tendrá más activaciones y donde la violencia será el tema central. “Existen distintas formas de ejercer la violencia, de ahí el nombre de la muestra. Posible advertencia es para reflexionar sobre las sociedades”, finalizó.

La muestra se exhibe en Ex Teresa Arte Actual hasta el 12 de marzo entre las 10:30 y 18:00 horas, todos los días. Entrada libre.

2017

El artista argentino exhibe la segunda activación de su obra (CORTESÍA EX TERESA ARTE ACTUAL)

El artista argentino exhibe la segunda activación de su obra (CORTESÍA EX TERESA ARTE ACTUAL)

Detener la historia: estéticas, poéticas y conceptualismos. Un perfil sobre la obra de José Vera Matos

En el número 151 de Arte al Día, Max Hernández Calvo escribe sobre la producción artística de José Vera Matos, a quien describe como "un artista que recurre a un rango amplio de recursos plásticos —que abarcan prácticas pre-modernas, formas modernas y estéticas contemporáneas— para proponer una reflexión sobre nuestros modos de narrar y comprender nuestro pasado y presente." Consulta el artículo completo aquí

 

Ante varios indicios. Enrique Ježik

Como parte del Segundo Ciclo de Exposición de la Coordinación de Artes Visuales de León (CAVI), la Galería Jesús Gallardo presenta, bajo la curaduría de Leonardo Ramírez y con textos de José Springer, una serie de nuevas obras del artista Enrique Ježik (Córdoba, Argentina, 1961) que se acercan a la historia de la represión encarnada en las formas del control, la vigilancia y la violencia.

Ante varios indicios presenta cinco piezas nuevas, entre la que destaca un cartel de 28 metros de pared con la cita de Alicia Moreau de Just, tomada de la arenga de 1920 por el sufragio femenino: “Dispersas las fuerzas se debilitan”.

Con esta exposición, Ježik aborda fragmentos de la historia de las resistencias a partir de gestos estéticos que surgen de la escultura contemporánea y la acción. La muestra se presenta hasta el 30 de octubre en la Galería Jesús Gallardo (37000 León, Guanajuato).

Fuente: GASTV

Ariadna Pastorini. invitación, Museo de la Ciudad

 

La intervención del arte moderno al patrimonio de un museo no sólo puede producir una revalorización de los objetos en sí, sino que puede generar una nueva mirada y por ello un nuevo significado. Tal vez este sincretismo va más allá de un diálogo entre dos épocas, tal vez propicia un nuevo lenguaje y nos llega para rehacer una relación con el legado de nuestra historia.

Ariadna Pastorini bucea en el patrimonio del Museo de la Ciudad y se detiene en los márgenes de la colección, pero la instalación es mucho más que una serie de escenas, es la inmersión en un universo con trayectoria. La visión de los conjuntos permite tener la perspectiva de un viaje estético.

En las escenas prima el sentido del gran relato; uno hecho de relatos más pequeños, de la tensión, del contraste o de las continuidades como principios constructivos.

La flexibilidad en la apropiación de los objetos elegidos sitúa a Pastorini como hacedora de nuevas y extremas asociaciones, sin embargo no es caprichoso que la artista se reencuentre aquí con su tradición y su recuerdo, aún cuando hay algo imaginario en esa evocación. Un recuerdo que no es.

De su obra puede hablarse en términos formales, pero hay algo fundamental: su peso. Y ese peso es registrable con la inmersión en el espacio, que en realidad es el único instrumento. Lo demás son las reacciones, propias o ajenas, frente a este: la relación de las personas con ese ‘”universo – espacio” pactado.

Hay conocimiento y profundidad para abordar los espacios engarzándolos como joyas, formas sutiles de la sensibilidad y también obsesiones: la velada fascinación, la caprichosa belleza y una tenue crueldad.

Alejada de la moral social, el registro de su época parece asomarse a los abismos más extraños de su imaginación. Paisajes exóticos y romanticismo lánguido y decadente aparecen en su deseo acompañados en abundancia de personajes perversos y gozosos.

Sus asociaciones son extravagantes y hasta a veces crueles y violentas, subversivas, pero no se preocupa por encontrar motivaciones secretas, ni trazar alguna clase de psicologismo. El goce está en la  presentación. La visualidad de su obra es absoluta. Lo esencial es lo que ven los ojos, parece decir, pero en sus texturas y sus brillos esa predilección por los reflejos es algo más que una descripción lateral. Es la sombra, lo que no puede ser demasiado iluminado, lo que sólo podemos entrever, lo que transmite una turbación extraña, magnética, “abierta”.

MUSEO DE LA CIUDAD

Sabado 27 de agosto, 17 hs

DEFENSA  223